A pesar de haber sido condenado a prisión domiciliaria tras ser denunciado por abuso sexual, el cura Emilio Lamas todavía celebra misa.

La impunidad se convierte en una realidad cotidiana en otro caso de abuso sexual en la iglesia católica salteña, el cura Emilio Lamas quien fuera condenado a prisión domiciliaria tras las denuncias de dos de sus victimas quienes dieron a conocer los casos de abuso eclesiástico por parte de Lamas en la década del ’90 cuando ambos denunciantes eran aun menores de edad, ahora a un año de la primera denuncia y a pesar de la condena aun celebra misa según lo informó Nuevo Diario “estaría celebrando misas, de forma esporádica, esto en base a la devolución del estado clerical que le otorgara el Arzobispado”.

Asimismo Juan Carlos García y Carla Morales quienes denunciaron a Lamas dieron a conocer que la causa se encuentra estancada y que el sacerdote goza de varios beneficios ademas de la autorización para oficiar misa, también aseguraron que existiría una tercera victima que todavía no se anima a dar a conocer su caso,”Conversé con él, está pasando malos momentos, se quiebra cada vez que conversamos, él no quiere que su familia quede expuesta. Pero psicológicamente está muy mal, y lo entiendo. Quiere ver cómo trata mi causa la justicia, y de allí se animará, y desde la Red pedimos que se resuelva, el amicos curae, la demanda de prescripción o no” manifestó Juan Carlos García.

Queremos que sepas que La 750 Salta desarrolla cada articulo periodístico con rigurosidad y seriedad, a través de un grupo de jóvenes profesionales y estudiantes de la comunicación. Es por ello que apelamos a tu buena voluntad y solidaridad para que te unas y apoyes este proyecto comunicacional de la Asociación Manos. Ayudanos a seguir construyendo "la otra mirada" de la realidad de salta.