Internas eclesiásticas y nuevas denuncias en el caso del cura Aguilera
05/20/2020

El 3 de abril, el cura Aguilera interpuso una denuncia en la Comisaría Séptima a dos hermanos por falsa denuncia, extorsión y coacción. Las acusaciones surgen del proceso eclesiástico, que se desarrolla por el juicio de abuso sexual que enfrenta el párroco.

Los hermanos acusados son figuras testimoniales en el juicio eclesiástico, ya que aseguran haber sufrido abusos sexuales por parte del cura Aguilera. Expusieron haberlo conocido cuando eran adolescentes, invitado a la parroquia de Rosario de Lerma por el cura Emilio Lamas. Uno de ellos aseguró haber sido abusado por Aguilera en cinco oportunidades, cuando viajaban a verlo junto con el cura Lamas a Metán y Campo Santo. Expuso otros tres supuestos abusos en la casa parroquial de Campo Santo, otro en una ruta, y otro en una casa del barrio “Santa Ana o Tribuno”. Su hermano, denuncio , también, un abuso en Campo Santo y otro en la ruta que une Quijano con Rosario de Lerma.

A su vez, y sin obviar las implicancias y la posibilidad de abrir nuevas investigaciones sobre las asociaciones, convivencias, encubrimientos y complicidad entre los eclesiástico, uno de los hermanos involucrados en este proceso judicial aseveró que fue abusado sexualmente también por el cura Emilio Lamas.

Los acusados presuntamente habrían solicitado el pago de de 500 mil pesos para desmentir las denuncias que radicaron en el fuero eclesiástico. El cura expuso que el día 15 de enero se encontró con uno de los hermanos y comentó que luego de un fraterno abrazó, esté le pidió disculpas y que le comentó que se había sentido “inducido por los curas Loyola Pinto y de Sancristóval, José María Lix Klet y Alejandro Pezet, gente de fundaciones y el Bafle Montaldi”.

Los hermanos, representados por el abogado Gerardo Romero, desmintieron las acusaciones. Aunque uno de los hermanos admitió que sí se tentó con recibir un resarcimiento económico, y que lo expuso durante el juicio canónico, pero los términos de la oferta lo hizo desistir. Indicó que Casabella le puso la condición de que junto a su hermano desmintieran la acusación eclesiástica y apuntaran contra los sacerdotes del Tribunal por haberlos “incitado”. A su vez, los hermanos acusados apuntaron contra el abogado Casabella Dávalos, y lo acusaron de acosos y amenazas. Señalaron que intentó contactarlos por todos los medios y que los amenazó de que accionarían con una denuncia por extorsión.

Sin embargo, los abusos relatados de parte de los hermanos llegan por primera vez a la Justicia ordinaria pero actualmente no asentaron denuncia penal y los relatos forman parte de la defensa en la denuncia por amenazas.

Queremos que sepas que La 750 Salta desarrolla cada articulo periodístico con rigurosidad y seriedad, a través de un grupo de jóvenes profesionales y estudiantes de la comunicación. Es por ello que apelamos a tu buena voluntad y solidaridad para que te unas y apoyes este proyecto comunicacional de la Asociación Manos. Ayudanos a seguir construyendo “la otra mirada” de la realidad de salta.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Videos de Facebook

Instagram

Publicidad