La Policía de Salta también balea a militares
07/31/2020

Un grupo de uniformados disparó a quemarropas, sin aparente motivo alguno, sobre el rostro del joven militar Néstor Ávalos, de 25 años, quien fue herido en uno de sus ojos y perdió ese órgano a pesar de haber sido trasladado al hospital.

Durante la noche del miércoles, un joven militar de 25 años fue sorprendido por un móvil de la Comisaría 10ma, de la Policía de Salta, a metros del domicilio de su padre, en Norte Grande, y desde adentro del vehículo le dispararon en el rostro sin mediar palabra, por lo que perdió uno de sus ojos a pesar de los intentos por salvarlo en el sector de oftalmología del Hospital San Bernardo, donde fue intervenido quirúrgicamente.

La víctima, identificada como Néstor Ávalos, se encontraba en la populosa barriada de la zona este de la capital con motivo de visitar a su padre, residente de la zona, y encontró la desgracia al salir a comprar a un kiosko de la misma cuadra, ya que unos instantes después de dirigirse a comprar, fue observado por efectivos que se desplazaban en un patrullero e inmediatamente le ocasionaron la brutal lesión que perjudicó seriamente su vista y la continuidad de su carrera en el ejército.

La pareja de Ávalos, Magalí Vargas, explicó que el joven fue trasladado en primera instancia al Hospital Papa Francisco, donde le fue denegada la atención al no contar con especialistas, por lo que se dirigieron, luego, al San Bernardo: “Los policías no se detuvieron, lo vieron caer y quedar tendido, siendo los vecinos quienes lo cargaron y asistieron”, relató la joven, quien explicó que “cuando llegamos al Papa Francisco llegaron cinco patrulleros y los policías nos decían que mi marido había estado tomando y que estaba ebrio”.

La mujer, madre de dos hijos de su pareja, realizó la denuncia en la Comisaría 1ra y tiene planeado hacer una presentación el la Fiscalía de Derechos Humanos, a cargo de Verónica Simesen, para exponer un nuevo caso de gatillo fácil por parte de los miembros de la Policía de Juan Manuel Pulleiro y Norma Morales.

Previo al hecho, el militar se encontraba junto a su amigo Luciano Cruz, quien curiosamente también había perdido un ojo, víctima del accionar policial en febrero, y pudo otorgar más detalles al respecto: “los policías sin decir nada le dispararon a la cara y está de testigo la gente del negocio. El móvil pasó, hizo marcha atrás y desde adentro le dispararon en el rostro”, recordó, y expresó que “ya es costumbre de la Décima actuar así, les gusta disparar a la cara, no les importa nada y hacen tiros”.

Queremos que sepas que La 750 Salta desarrolla cada articulo periodístico con rigurosidad y seriedad, a través de un grupo de jóvenes profesionales y estudiantes de la comunicación. Es por ello que apelamos a tu buena voluntad y solidaridad para que te unas y apoyes este proyecto comunicacional de la Asociación Manos. Ayudanos a seguir construyendo “la otra mirada” de la realidad de salta.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Videos de Facebook

Instagram

Publicidad